La Bodega

Para que su experiencia gastronómica sea completa nuestro Summillier le aconsejará los mejores vinos para maridar con cada plato. En nuestros calados contamos con más de 200 referencias principalmente de la zona en unas condiciones ideales para la guarda.

Doña Isabela fue sinónimo de vino. En sus calados del siglo XVII reposaron los caldos de uso en la liturgia de los monasterios, como la vecina abadía cisterciense de Cañas.

Nuestro restaurante tiene un presente vinculado al vino. Su bodega no traiciona el origen del edificio y da cobijo a los vinos que forman una carta viva en la que cohabitan un abanico generoso de los mejores vinos de Rioja y denominaciones de origen como Priorato, Toro, Bierzo, Ribera de Duero, Rueda y Jumilla.

La carta es el resultado de una selección personal del summiller, que elige los diferentes vinos por su propio estilo, ya sea tradicional o moderno pero que contengan el sello de la zona de origen o del sistema de vinificación, buscando que estas características armonicen con la cocina de la casa, llena también de matices, texturas y aromas.

Hoy exploramos nuevas posibilidades de maridaje con el vino, en una aventura gastronómica en la que recuperamos la memoria enológica de Rioja para elaborar vinos dulces a partir de uvas sobremaduras, vendimiadas en invierno, como se hiciera en siglos pasados, recobrando una tradición ya desaparecida. Los aromas de estos vinos reflejan los de las uvas pasas de partida y tienen notas a higos secos, dátiles, fruta en compota, siendo en cualquier caso dulces y golosos. Vinos dulces que forman el matrimonio perfecto con unos platos esmerados.

Translate »